Escena de No todos los hombres

No todos los hombres, meteoros y machismo

2019 nos dejó una continuación de la mítica serie La dimensión desconocida, o Los limites de la realidad: ‘The Twilight Zone’. Como la original, esta nueva entrega consiste en una antología de relatos sobre fenómenos fantásticos y misteriosos, aunque muchas veces con mensaje y reflexión. La temporada fue algo irregular, aunque algunos de sus episodios fueron bastante interesantes. Not all men, No todos los hombres, fue uno de ellos.

Jordan Peele, que además pone cara y voz al presentador de cada episodio y Simon Kinberg asumieron la tarea de recoger el testigo del gran Rod Serling, creador de la serie original y autor de 92 de los 156 episodios originales. No era una tarea sencilla, sobre todo en una época donde tenemos series como Black Mirror o, más reciente, Electric Dreams. Para este capítulo cedieron la dirección a la premiada Christina Choe.

Terror cósmico y feminismo

El título del episodio no engaña a nadie. «No todos los hombres» fue un famoso hashtag de Twitter popularizado en 2014: #Notallmen.

El hashtag, parte del movimiento feminista, ridiculiza al típico hombre que, ante los casos de machismo, necesita apuntillar que no todos los hombres son machistas. De esta manera, no solo se minusvalora el papel social del patriarcado, sino que el propio hombre desenfoca la gravedad del machismo y su propia responsabilidad.

Lo que hace brillante a este episodio es cómo, para denunciar al machismo, en principio se parte de un recurso clásico de la ciencia ficción de los años 50: el terror cósmico de las invasiones extraterrestres.

Efectivamente, un subgenero de la ciencia ficción clásica fue la llegada de extrañas fuerzas cósmicas que afectaban dramáticamente a la humanidad. La invasión de los ladrones de cuerpos es el caso más famoso, pero hay muchos más ejemplos: El día de los trífidos o Invasores de Marte son otros títulos.

Los meteoritos

Una lluvia de meteoritos arroja sobre la Tierra meteoros extraterrestres. Su presencia parece que comienza a afectar a la conducta de los hombres. Ya sea porque han entrado en contacto con los meteoros directamente, o porque estos fragmentos hayan contaminado el agua. Pero sólo afecta a los hombres, a los varones. Las mujeres no se ven afectadas, pero si que sufren la violencia y la agresividad que se ha desatado.

Hasta aquí se reproduce el esquema de las producciones cinematográficas de los años 50 antes descritas. Una invasión alienígena, ya sea un ejército invasor, esporas, o como en este capítulo meteoros misteriosos. Todo parece indicar que son éstos los que han provocado el brote de violencia, con la novedad de que se introduce la división por sexo y sólo las mujeres están exentas de esta peligrosa influencia.

Curiosamente sólo dos hombres parece que no se ven afectados por los meteoritos. El jefe de la protagonista, Annie Miller, que muere asesinado a manos de otro hombres mientras pronuncia la famosa frase de «No todos los hombres…». Y su joven sobrino.

Este chico está a punto de sucumbir. Su novio sí que sucumbe a la violencia. Y él está a punto, pero decide no hacerlo. Lo decide, y, por lo tanto, los demás podrían haberlo decidido.

En No todos los hombres son los hombres

Porque, y este es quid de la cuestión, el meteorito no tiene nada que ver. No contiene esporas, ni ha contaminado el agua. Es inofensivo. Es la escusa que utilizan los propios hombres para revelar, sin tapujos, su verdadera naturaleza. Con la caída del meteorito tienen la excusa perfecta para actuar como realmente son: violentos, agresivos, machistas.

Y, desgraciadamente, muchísimas mujeres viven cotidianamente esa violencia machista intrínseca en nuestra sociedad. Realmente todas las mujeres la sufren. Unas son violadas y maltratadas, pero otras muchas sufren cotidianos micromachismos, discriminación laboral, periódicas humillaciones, una educación sexista, una publicidad sexista, una vara de medir diferente…

Por parte de todos los hombres, porque es sobre el dominio de los hombres sobre lo que está construida esta sociedad patriarcal, por mucho que algunas mujeres hayan conquistado posiciones de poder y algunos hombres traten de combatir militantemente el machismo que tenemos inculcado.

escena de No todos los hombres

El origen y el final del machismo

Engels en su libro El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, un texto que aún se puede reivindicar perfectamente, asocia el origen del machismo al desarrollo de la propiedad privada y su impacto en la división primitiva del trabajo dentro de las tribus.

El hombre, poseedor de la riqueza y de las armas, encierra en las tareas domesticas y de cuidado a las mujeres, y le impone la monogamia para ellas —nunca para ellos— para garantizar el control de su herencia.

Curiosamente, el mismo capitalismo que ha exacerbado la violencia contra las mujeres, sentó las bases para su liberación: su incorporación a la producción industrial fuera del hogar domestico, la agricultura y los cuidados. Y a partir de ahí, el empoderamiento de la mujer y su lucha contra la opresión.

No soy de la opinión de que haya algo genético que predisponga al hombre a ser machista. Creo que el machismo es una construcción ideológica, histórica, social y económica, heredada de una relaciones sociales que tienen mucha antigüedad. Esas relaciones sociales que dieron origen al machismo ya han sido superadas por la ciencia y la tecnología, pero éste sigue existiendo, en gran parte porque es un sostén imprescindible para preservar las actuales relaciones de dominio y poder sobre las que se basa el capitalismo.

Pero ese mismo desarrollo científico y tecnológico también ha creado las bases por las que el actual sistema social ya podría ser superado y reemplazado por otras nueva sociedad. Estamos ante la posibilidad real de que, si rompemos con muchos lastres del pasado y del presente, las futuras generaciones pudieran desarrollarse sin la salvaje opresión machista.

Pesimistas u optimistas

Muchas veces he discutido con mi pareja, combativa feminista, sobre la situación actual de la mujer. Soy optimista. Y no lo soy porque ignore la brutalidad que sufren, porque menosprecie los asesinatos o la violencia. Tampoco porque sea condescendiente con mi género.

Soy optimista porque la mujer se ha puesto en pie. Hace años que están dando una gran lección de lucha. Y eso ya es, de por sí, una primera victoria. Además es que estoy convencido de que es el único camino para que consigan su emancipación. Porque ningún hombre derrocará al patriarcado, serán las mujeres mismas. Aunque eso sí, su victoria final sólo podrá darse si se destruyen las cadenas históricas, ideológicas, sociales y económicas que desarrollaron el machismo, empezando por la propiedad privada.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto No todos los hombres? ¿Qué te pareció?


The Twilight Zone, No todos los hombres, Not all men
The Twilight Zone, No todos los hombres, Not all men

Ficha de la serie y capitulo:

The Twilight Zone: No todos los hombres

  • Serie creada por: Rod Serling
  • Título original: The Twilight Zone: Not all men
  • Episodio escrito por: John Griffin
  • Dirigido por: Christina Choe
  • Fecha de emisión: 09 de mayo de 2019
  • Canal original: CBS

Recibe nuestras novedades en tu email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.