La guerra de las galaxias

La guerra de las galaxias, el inicio de Star Wars

Para mi generación fue La guerra de las galaxias. Reconozco que es una traducción muy «patillera» de Star Wars. Si era necesario usar el castellano, más correcto hubiera sido llamar a esta primera película «Guerras estelares». En cualquier caso, todos disfrutamos como locos viéndola, una y otra vez. ¡Y aún hoy lo hacemos! ¡Y de todo el universo que se creo a partir de esta primera gran obra! En aquel momento, 1977, salvo en el corazón de George Lucas, aun no era el Episodio IV de ninguna saga galáctica. Así que aún para mucha gente, no es Una nueva esperanza, sino La guerra de las galaxias.

¿Qué no se ha dicho de Star Wars y en concreto de La guerra de las galaxias? No es el objetivo de esta entrada repetir la enorme cantidad de artículos que se han escrito sobre la gran obra de Lucas. Creo que se ha analizado la saga casi desde todos los puntos de vista. Sin duda Star Wars es un fenómeno de masas intergeneracional que será estudiado por los historiadores del lejano futuro. A ese nivel, el Universo cinematográfico de Marvel aún está a años luz de distancia… y a saber si de perennidad.

El proceso creativo de La guerra de las galaxias

Lucas fue tenaz y visionario. Y muy talentoso porque logró integrar tendencias distintas e incluso contrapuestas en un solo producto. En La guerra de las galaxias tenemos a Flash Gordon y el space opera. Tenemos cine japonés (como la Fortaleza escondida) y profunda filosofía oriental. Cuentos de caballeros andantes, príncipes y princesas. Western…

Pero, lo más importante, nos ofreció al público lo que necesitábamos, aún sin que lo supiéramos: Un universo desconocido y sorprendente, pero comprensible para cualquier persona. Mágico, pero con héroes y heroínas con las que podíamos empatizar, e incluso identificarnos. Un universo en el que evadirnos de la realidad, pero comprometido e idealista, con muchos mensajes y enseñanzas.

Pero la creación de La guerra de las galaxias fue un proceso. Aunque George Lucas dice que en su cabeza ya estaba la idea de hacer varias películas, el producto final fue evolucionando, fue cambiando. Hubo varios giros. E incluso hubo giros muy importantes entre la primera película y el que ya sería conocido como Episodio V, El Imperio contraataca. Es de este tema del que quería escribir. No porque sea novedoso, sino porque personalmente me parece muy interesante, a la hora de también enseñarnos como las buenas ideas no surgen de la nada: tienen sus fuentes de inspiración y tienen su duro trabajo y sobre todo, sufren cambios y transformaciones.

Antes de La guerra de las galaxias

La Fortaleza Escondida tuvo su influencia en La Guerra de las Galaxias. Cuando empecé a escribir el guión tenía esa película en mente. Recuerdo que lo que más me había sorprendido de ella es que contaran la historia los personajes más humildes.

George Lucas (Días de Cine, 2015)

Como ya dije, es difícil tratar algo de Star Wars que sea novedoso. Por ejemplo, la parte creativa anterior al estreno del primer largometraje es de sobra conocida. Más arriba enumeré algunas de las influencias que el propio George Lucas ha reconocido. Hay mucho material al respecto.

La fortaleza escondida, sin duda tiene una gran importancia. La guerra de las galaxias reproduce escenas y argumentos de esta película de Akira Kurosawa de 1958, a veces de manera casi calcada. ¡Recuerdo, por ejemplo, uno de los climax de esta película, la pelea entre dos samurais, e inevitablemente me viene a la mente el enfrentamiento entre Obi Wan Kenobi y Darth Vader!

Pero en la cita que he seleccionado, el propio Lucas da una clave muy importante: «contaran la historia los personajes más humildes». Y efectivamente, ¡qué hay más humilde en un universo hiperespacial que unos androides, los proletarios del siglo XXII! C3-PO y R2-D2 asumen el rol de Tahei y Matashichi, los dos hambrientos y paupérrimos campesinos a los que se refiere Lucas, protagonistas de La fortaleza escondida. Y efectivamente los dos androides son, quizás, la parte más mundana de La guerra de las galaxias: Son los que sufren y padecen, se cansan, se pierden… ¡los más humanos! en una galaxia de héroes y villanos.

The Star Wars

Como bien se sabe, La guerra de las galaxias no siempre fue en la cabeza de Lucas tal y como finalmente se estrenó. Efectivamente, los guiones anteriores eran muy distintos y hubo diversos borradores. Es algo lógico y normal. Muy raras veces el autor llega a la idea definitiva de golpe. Mayoritariamente se reelaboran y reescriben partes enteras. Se cambian ideas, personajes… ¡incluso en muchas películas se cambia de guionista!

Aprovecho para recomendar el cómic que condensó e ilustró varias de las versiones anteriores del guión original de George Lucas: The Star Wars de J.W. Rinzler. Este cómic, editado por Dark Horse en 2013, resulta bastante interesante y merece la pena. Tiene más de Flash Gordon que de La fortaleza escondida. Pero un atento vistazo a The Star Wars nos da algunas claves interesantes, primero para entender que muchas cosas que aparecieron en los Episodios V y VI y en las precuelas, ya estaban en la mente de Lucas antes de que se estrenara La guerra de las galaxias. Y también para comprender que algunas ideas, que sí que están en la primera película, tenían un sentido completamente diferente al que luego el propio Lucas desarrollaría sobre todo en el proceso creativo de El Imperio contraataca.

En The Star Wars la historia es bastante diferente a la que veríamos en la película definitiva. Aunque hay aspectos comunes: el hijo de un Caballero Jedi ayudará a otro Caballero Jedi a luchar contra el Imperio galáctico. De paso rescatando a una princesa, conociendo a dos androides y a Han Solo y destruyendo una precursora de la Estrella de la Muerte. Por cierto, el final de esta estación espacial, llamada en The Star Wars Fortaleza Espacial, tiene más que ver con El retorno del Jedi, veremos a unos wookies aún irreconocibles, jugando un papel similar al que tendrán los ewoks en el Episodio VI.

The Star Wars, el comic del guión previo.

David y Goliat

El personajes principal es Annikin Starkiller. Su padre, vivo, le llevará junto al Caballero Jedi, el general Luke Skywalker, un alter ego del propio George Lucas. En el cómic veremos lugares como Utapau que no aparecerá hasta La venganza de los Sith. Alderaan resultará ser la capital del Imperio y la precursora de la Ciudad Nube de El Imperio contraataca. Han Solo es un alienígena y los wookies del cómic inspirarán a Zeb de Rebels. El Emperador no es más que un político, sin ninguna brujería, y Darth Vader es un competente y brutal general imperial, que no usa ninguna máscara característica. El Caballero del Sith —luego abordaremos este tema— que se enfrenta a Starkiller y a Skywalker se llama Valorum, como el Canciller en el Episodio I, además es un príncipe.

Hay varios temas muy interesantes que estarán presentes en toda la saga de Star Wars y que ya podemos identificar en The Star Wars. Uno de los más evidentes es el enfrentamiento entre David y Goliat. Una fuerza todopoderosa, aparentemente invencible es derrotada por alguien aparentemente insignificante. El máximo exponente, muy del agrado de Lucas lo podemos ver en El retorno del Jedi, los ewoks, una tribu primitiva que aún usa palos y piedras, se enfrenta a ejércitos tecnológicos. En La amenaza fantasma lo volveremos a ver en la batalla entre los gungan y los androides de la Federación de Comercio.

De hecho, a David contra Goliat ya lo tenemos en el propio enfrentamiento entre la Alianza rebelde y el Imperio, entre los X-Wing y los superdestructores o las sucesivas Estrellas de la Muerte. El Imperio es una gran superpotencia, la más poderosa de la historia, con una industria bélica monstruosa e imparable. La Alianza rebelde está formada por granjeros y campesinos y sus naves son pedazos de chatarra. Efectivamente, Lucas se refería a la Guerra del Vietnam donde el poderosísimo ejército de EEUU sufrió una vergonzosa derrota a manos del Vietcong.

El barco de Teseo

Otra idea interesante presente en The Star Wars está relacionada con el barco de Teseo. En este caso aplicada a la robotización del individuo. Es decir, a fuerza de introducir pequeños cambios en nuestro cuerpo, al final de ese proceso, ¿seguimos siendo la misma persona?

Plutarco nos cuenta que los atenienses conservaban el barco en el que Teseo había regresado de Creta. Pero que cada vez que un componente del barco se deterioraba —un tablón que se pudría, una vela que se rasgaba— los atenienses lo reemplazaban. Al cabo de los siglos, ¿seguía siendo el barco de Teseo o, por haber sido constantemente arreglado, era ya otro barco distinto?

Aunque la evolución de los personajes es un aspecto determinante de Star Wars, es cierto que la idea del barco de Teseo no está implícita en la primera película, La guerra de las galaxias, pero sí se verá en la saga. ¿A medida que un humano se añade «mejoras» cibernéticas, sigue siendo el mismo humano? ¿O esa robotización es una manifestación física de una transformación del propio alma? El caso más claro lo tenemos con el general Grievous en un arco de The clone wars. Pero también lo vemos cuando Luke mira en El retorno del Jedi la mano robótica de Darth Vader y la suya propia y se da cuenta de que está siguiendo los pasos de su padre. El propio Darth Vader es una brillante reflexión sobre el barco de Teseo. ¿Sigue siendo Anakin Skywalker cuando se enfunda el traje robótico?

La Fuerza

En The Star Wars tenemos a los Caballeros del Sith. Antes os presentamos al príncipe Valerium. Curiosamente, los Sith no se mencionan en ninguna de las tres primeras películas de Star Wars. Cuando conocemos al Emperador, éste no se muestra como un Sith, sólo como un poderoso brujo del lado oscuro. No será hasta La Amenaza fantasma cuando escuchemos el término Sith. En The Star Wars sólo son una orden rival a la Jedi, no hay nada de reverso tenebroso, ni lado oscuro.

De hecho, ¡y esto es importante! la Fuerza apenas se menciona. Que recuerde una vez como un mero saludo: «La Fuerza de otros sigue residiendo en ti». No tiene nada que ver con el poder místico que conocemos en las películas. Así, las habilidades del Caballero Jedi son su destreza con la espada láser y su código moral. Sí tienen los sentidos muy afinados y una gran fortaleza. Pero no veremos los poderes mágicos que normalmente hemos asociado a la Fuerza.

Pero pensemos un momento, ¿la Fuerza de La guerra de las galaxias, del Episodio IV, es la misma que la del Episodio V, VI y el resto de la saga? Yo creo que no. Toca entrar a analizar algunos aspectos de la primera película que evolucionaron para tomar su forma definitiva en El Imperio Contraataca.

Los Jedi y la religión

Los Jedi fueron extinguidos. Su fuego desapareció del universo. Tú, amigo mío, eres lo único que queda de su religión.

Tarkin a Darth Vader

La Fuerza ya adquiere una dimensión mística en La guerra de las galaxias que como hemos visto no tiene en el cómic The Star Wars. Sin embargo, es Yoda en el Episodio V el que le da un fondo de filosofía oriental. Sólo entonces la Fuerza adquiere las connotaciones que tendrá en el resto de la saga. En la primera película la Fuerza es presentada como la religión que practican los Jedi. Una religión que se ha extinguido. Que ya nadie practica. Poco sabemos de esta religión. El termino «religión» no volverá a usarse en toda la saga.

Casi es Han Solo el que más nos cuenta de la Fuerza: «una única fuerza poderosa que lo controla todo», un «campo de energía mística». Obi Wan sí le menciona a Luke a «los lejanos» y al «reverso tenebroso de la Fuerza» al referirse a Vader como un Jedi seducido por éste. Básicamente, los poderes que se nos muestran son cuatro: Una gran percepción extrasensorial más fiable que los sentidos. La capacidad de influir en las mentes de los débiles. La estrangulación, propia del reverso tenebroso de la Fuerza. Y la desintegración/sacrificio de Obi Wan, con la que luego es capaz de comunicarse con Luke.

El propio Obi Wan es considerado por los lugareños de Tatooine como un brujo, un viejo loco eremita. La controvertida frase de Kenobi «No recuerdo haber tenido nunca un androide», en bastante contradicción con las precuelas, nos invita a pensar en los Jedi como en una orden monástica-guerrera de tipo medieval, sin bienes materiales.

Los caminos de la Fuerza

En las películas posteriores se nos explicará que algunos individuos son más sensibles a la Fuerza que otros. Éstos, pueden ser entrenados como Caballeros Jedi. También nos explicarán que la Fuerza es muy poderosa en el linaje Skywalker. Una vez más, es Yoda quien nos introducirá en estas explicaciones. Pero si nos fijamos en el encuentro entre Obi Wan Kenobi y Luke Skywalker en La guerra de las galaxias, estas explicaciones aún no están formuladas. Es verdad que, a posteriori, se puede alegar que como Kenobi sabía de quién era hijo Luke, sabía que la Fuerza es intensa en esa familia.

Pero vayamos a la explicación más sencilla. En 1977 aún no había nada de eso. La conclusión es evidente: Los caminos de la Fuerza podían ser aprendidos por cualquiera que tuviera la voluntad de hacerlo, y un maestro. Una explicación intermedia entre el Caballero Jedi sin poderes extraordinarios de The Star Wars y las lecciones filosóficas y místicas de Yoda en el Episodio V.

Y es, además, una explicación más coherente con la esencia del mensaje general de esta primera película. Luke es un granjero, un don nadie. ¡Y ese don nadie es capaz de poner en jaque a un poderosísimo Imperio! ¡Por su valor, por su entrega! No porque sea de un linaje privilegiado de «sensibles a la Fuerza». Los que critican la «democratización de la Fuerza» de Los últimos Jedi de Rian Johnson, tal vez tendrían que reflexionar en este mensaje planteado por Lucas.

El linaje Skywalker

Él [Owen] no estaba de acuerdo con los ideales de tu padre y quería que se quedara aquí, que no interviniera.
Tu padre quería que recibieras ésto cuando fueras lo bastante mayor, pero tu tío no lo permitió.

Ben Kenobi a Luke Skywalker

Cierto que Kenobi rebela a Luke que su padre era un Caballero Jedi. Pero le pide a Luke que siga los pasos de su padre, no le explica, ni le insinúa que por ser hijo de un Jedi, entonces es más sensible a la Fuerza y entonces puede entrenar para ser Caballero Jedi.

Además sus tíos, cuando hablan del padre de Luke, demuestran que le conocían muy bien. Mucho más de lo poco que se puede ver en El ataque de los clones. Creo que se puede afirmar que en 1977 Beru era, muy probablemente, la hermana de Anakin. A la madre de Luke ni se la menciona, Lars era el apellido de Owen y, ¿por qué no iban a ser tíos de sangre? Si en el Episodio II Owen y Beru ya no son tíos de sangre, es porque entonces Beru tendría que haber sido sensible a la Fuerza. Pero como decíamos, entonces eso no tenían ninguna importancia con respecto a ser un Jedi y a la Fuerza.

Darth Vader no era el padre de Luke. Era un joven Jedi seducido por el reverso tenebroso de la Fuerza. Traicionó y asesinó al padre de Luke y ayudó al Imperio a exterminar a los Jedi. ¿Por qué iba a mentir Obi Wan? Además sabemos que en los primeros guiones de El Imperio contraataca Darth Vader aún no era el padre de Luke. ¡Mucho menos en La guerra de las galaxias!

El Imperio

El Imperio en 1977 tiene más que ver con The Star Wars que con el Imperio de Palpatine del resto de la saga. El emperador de La guerra de las galaxias es un nuevo César Augusto. El propio George Lucas explicó más de una vez que para el trasfondo de la primera película se había inspirado en la caída de la República romana y el ascenso del Imperio. No por casualidad existe un Senado, como en la Antigua Roma.

César Augusto era un político muy ambicioso y muy inteligente que utilizó el prestigio militar de su tío Julio César, la fortuna familiar y sus redes clientelares y el desgaste de un régimen en crisis y descomposición para acumular todo el poder militar, político y religioso en sus manos. No era un militar. Tampoco tenía poderes mágicos. Y, sin embargo, logró terminar con la República y convertirse en el primer monarca absoluto romano. Y parece que éste era el modelo de Emperador e Imperio de la primera película.

Hay varios detalles bastante curiosos y reveladores de cómo era el Imperio: El papel de Darth Vader en el organigrama del mismo, por ejemplo. En la primera película, el Gran Moff Tarkin parece estar por encima, jerárquicamente, de Lord Vader. Si no por encima, al menos como un igual. Además Darth Vader responde a un organismo llamado «Centro Imperial». De hecho, hasta que nos explican que el Emperador ha disuelto el Senado, parece que esta institución aún tiene bastante poder. Y precisamente cuando nos informan de la disolución del Senado, nos demuestran la verdadera base del poder del Imperio: el ejército y la tecnología. No hay rastro de la magia Sith del Emperador.

escena final de La guerra de las galaxias

Tecnología y espiritualidad de La guerra de las galaxias

— No se ofusque con este terror tecnológico que ha construido. La posiblidad de destruir un planeta es algo insignificante comparado con el poder de la Fuerza.
— ¿Pretende intimidarnos con sus cuentos de brujas, Lord Vader? Su funesto culto a esa antigua religión no le ha servido para evitar el robo de los datos grabados (…)

Darth Vader y el Almirante Motti

¿Si al frente del Imperio estuviera un Lord Sith, un miserable Almirante se atrevería a decirle algo así a otro Lord Sith? Evidentemente no. Para los Imperiales, Dath Vader es el último vestigio del culto a la Fuerza. Como bien le dice Tarkin «Tu, amigo mío eres lo único que queda de su religión».

La gran batalla que hay detrás de la primera película de Star Wars no es el enfrentamiento entre los Jedi y los Sith. Es la batalla entre el militarismo tecnológico, de frío racionalismo, y la vuelta a la naturaleza y a la espiritualidad. Lucas muestra al Imperio como un mundo que ha sacrificado el alma y el calor humano buscando poder. Es un Imperio construido con máquinas, robots, soldados, metal y armas de fuego, que ha destruido un pasado de armonía, de paz, más civilizado.

No será la primera vez que se idealiza un pasado más vinculado a la naturaleza y a la espiritualidad, frente a un presente dominado por la industria y la ambición. En Japón, país que ha influido mucho a Lucas, estás ideas están muy presentes. Mucha gente idealiza el pasado de los samurais, construido sobre una moral medieval, y lo contrapone al Japón moderno, iniciado por el emperador Meiji, que transformó el país, lo sacó del feudalismo, acabó con los samurais y lo industrializó. Aunque también lo militarizó y lo convirtió en una potencia imperialista. Meiji es el verdadero Emperador que hay en trono galáctico. Es una pena que no veamos todo lo positivo que hay detrás de la tecnología y muchas veces nos quedemos con el mal uso que el capitalismo hace de ella, incluso idealizando épocas pasadas donde el hambre y la superstición campaban a sus anchas.

El camino hacia la inmortalidad

No hay forma de saber qué tenía realmente Lucas en mente cuando rodaba La guerra de las galaxias. Quería continuarla y tenía algunas ideas en la cabeza. Pero es imposible que tuviera un guión completamente acabado. Él mismo pensaba que su primera película sería un fracaso y que no rodaría más. Su sorpresa fue mayúsculo ante el gran éxito cosechado y se puso a dar forma a la continuación, haciendo todo lo que quería hacer y que en 1977 no podía, por falta de dinero, de prestigio…

Las historias se van reescribiendo, se van reelaborando. Es normal. Y es bueno. Las posibles «contradicciones» entre distintas versiones son inevitables y a veces nos dan momentos muy entrañables como el famoso «desde cierto punto de vista» de Obi Wan Kenobi. Al final lo que queda es un todo. La historia definitiva es la historia definitiva: Palpatine es un Sith, Vader es el padre de Luke, Owen no es su tío, etcétera.

Estamos ante una historia maravillosa. Una saga que, sin duda, no se olvidará con el paso de la historia. Estoy convencido de que Star Wars es la nueva Odisea, la nueva Iliada, el nuevo Shakespeare. Y no tanto por su calidad cinematográfica, que la tiene, y mucha, sino sobre todo, por el impacto que ha tenido entre las masas, en la cultura pop, en nuestra civilización. No exagero al decirlo. Un sólo ejemplo que para mi fue significativo: Hay una película postapocaliptica, El Imperio del fuego, en el que en un futuro arrasado y sin electricidad, los protagonistas, para entretener a unos niños, improvisan una obra teatral de Star Wars. El momento en que Darth Vader revela que es el padre de Luke. ¡Claro que sí! ¡A eso me refiero cuando hablo del impacto de Star Wars en nuestra cultura! Un mundo sin Star Wars sería muy diferente.

Así que, aprovechemos que hemos sido afortunados al poder vivir esta saga en primera persona y sigamos disfrutándola. Al menos, yo lo veo así.

¿Y tú que opinas de todo esto? ¿Has visto Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza? ¿Qué te pareció?

La guerra de las galaxias
La guerra de las galaxias

Ficha de la película:

Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza

  • Director y guionista: George Lucas
  • Título original: Star Wars. Star Wars: Episode IV – A New Hope en 1999.
  • Estreno: 25 de mayo de 1977.
  • Productoras: Lucasfilm
  • Premios (entre muchos otros):
    • 7 premios Óscar, entre ellos Mejor banda sonora, mejores efectos visuales, o mejor dirección de arte.
    • 11 premiso Saturn, entre ellos Mejor director, Mejor película de ciencia-ficción o Mejor actor y Mejor actriz.
    • 1 Grammy a la mejor banda sonora.

Recibe nuestras novedades en tu email

Un comentario en «La guerra de las galaxias, el inicio de Star Wars»

  1. A pesar de lo mucho que se ha mitificado esta entrega, lo cierto es que es la película más floja de la trilogía clásica. No deja de ser una puesta al día de la space opera más clásica, una especie de nueva versión de Flash Gordon, es en las próximas entregas donde Star Wars ganará profundidad y el mito legendario que le acompañará hasta hoy.
    Cierto es que hay muchas influencias que has mencionado, sobre todo de Kurosawa, pero lo que hace Star Wars es recuperar el cine como la fábrica de sueños que fue, el entretenimiento máximo, frente a un período (los 70) en lo que predominaban eran melodramas pseudointelectuales, películas de catástrofes, y entregas bélicas sobre Vietnam; Star Wars supuso un soplo de aire fresco sobre el cine de los 70.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.